Del cuerpo a la mente, veinte años de Rocío PDF Imprimir E-mail
Escrito por Rufo Caballero   

DEL CUERPO A LA MENTE, VEINTE AÑOS DE ROCÍO

En la carrera de todo artista se acusa un periodo más o menos extenso pero siempre de un vivir intenso, en el que la obra se precipita y el pensamiento creador madura de forma veloz. Son años, a veces meses, incluso días durante los cuales el artista puede no pintar, no escribir, no esculpir, que de todos modos en su imaginario se está produciendo un crecimiento irreversible, que redundará en la parición de una obra mayor, distinta de todo cuanto se ha pintado, escrito o esculpido. Me temo que ese tiempo de erguimiento en la pintura de Rocío García tuvo lugar entre los años 1996, cuando cerraba su serie de “Geishas”, y 1998, fecha en la que sorprende a la movida cultural habanera con una exposición absolutamente fuera de serie, desentumecedora y desafiante: “Hombres, machos, marineros”.

Leer más...
 
Vainilla PDF Imprimir E-mail
Escrito por Andrés Isaac Santana   

Vainilla
En Madrid, en el experimento de Chueca.

Rocío es una fustigadora del orden, del tipo que sea. Es, con mucho, una escritora del erotismo lateral de la cultura, del deseo en libertad. Su obra apuesta por la “democracia del sabor” y por la relativización desenfundada del absoluto sexual. Allí, donde algunos ejercitan la autoridad, el reduccionismo de la vida y la exclusión mediocre, ella celebra la pulsión descontrolada de un placer que no se recorta ni se acota en los dominios de la norma, en el perímetro reglamentado por el régimen heterosexual y sexista al igual que por la dictadura homosexual deseosa de imponer sus propias normas. Su obra

Leer más...
 
De Rufo PDF Imprimir E-mail
Escrito por Rufo Caballero   

Arte de espasmos, de torceduras en las noches, de músculos y huesos lesionados, de espaldas que cuentan historias terribles al tiempo que hermosas, Rocío García da cuentas de la sangre y el lirio del ballet. En su óleo Seda (un título irónico, sutil, inteligente, invitador, desconcertante), también de 2008, la artista concede una de las más bellas imágenes plásticas que haya podido imaginar el arte cubano en relación con Alicia Alonso. Seda es un alarde, como casi todo en Rocío, de paradojas productoras de gráciles sentidos contrariados y contrariantes. Cierto que pinta ese momento mítico,

Leer más...
 
<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Fin >>

Página 1 de 2